viernes, 10 de agosto de 2012

Manaure - Festival de la Sal Gas y Flamingos

LAS SALINAS DE MANAURE






La belleza de sus playas y su mar azul que invita al turista a permanecer en la magia guajira.

La historia de amor y comercio de la Sal Como se explota sal tecnológicamente en la Guajira.

El proceso de obtención de la sal por indígenas Wayuu, es milenaria y es una forma ecológica de hacer la explotación sin causar daño al medio ambiente ni mucho menos horadando, es en realidad una costumbre que es benigna con la naturaleza y en el trayecto del tiempo no ha causado daños irreparables y la sal que se explota en la guajira es de mejor calidad que la que se saca de las montañas en Zipaquirá la otra gran mina también de los Chibchas.

Cuenta la leyenda que es relatada por los indígenas "Mis tíos y mi papá tienen mucho ganado en la región.

En tiempo de lluvia los animales cruzaban la ciénaga para ir a la playa a comer yerba verde que allí nace.

Todas las tardes salían a recoger el ganado y un buen día se dieron cuenta que allí donde pisaba el ganado se cuajaba la sal, marcando en blanco las huellas de los animales.

Con cucharas de calabazo y de madera comenzaron a raspar la sal y recogerla en totumas y tinajas.

Entonces la totuma de sal era intercambiada por una totuma de maíz.

Con el tiempo mis tíos se dedicaron hacer unos pequeños tabiques para contener el agua del mar y así cosechar la sal.

En este sitio escogido en la ciénaga para hacer las charcas que eran llenadas con agua de mar y esperar que la brisa y el sol las secara para sacar la sal".

Estas explotaciones de la sal son legendarias y dio origen a varios conflictos y leyendas como la del riohachero, don Luis Cotes que ocurrió hacia el año de 1922, quien llego a Manaure con el ánimo de instalarse y el propósito de explotar las salinas marinas con el permiso que le había concedido el gobierno colombiano.

Para lograr su cometido y conociendo ya a los indígenas, don Luis Cotes, se casa con una mestiza de la región llamada doña Lucila Barros.

Doña Lucila estaba emparentada con los clanes más poderosos de la región y esto fue naturalmente un factor decisivo en el éxito de la empresa de don Luis Cotes.

(Cualquier parecido a las alianzas económicas y sociales de la actualidad son pura coincidencia).

Utilizando el poder que le brindaba su nuevo parentesco Don Luis empezó a organizar su empresa como una empresa privada y a partir de esa época empezaron los reclamos de los indígenas Wayuu por sus salinas ante los permanentes abusos de los Arijunas (así denominan los indígenas Wayuu a los que no pertenecen a su etnia.

La situaciones se fueron agravando y las continuas guerras hasta el año de 1941 cuando el Banco de la Republica las tomo en Concesión y se procedió a ordenar la producción que dio origen a la charca grande que era del banco con grandes rendimientos y métodos mecanizados y una serie de charcas de diferentes tamaños alrededor de ella en un sistema artesanal que era de los indígenas.

Posteriores reformas a su explotación dieron lugar a nuevos entes como el IFI (Instituto de Fomento industrial) y hoy SAMA (Salinas de Manaure) para su administración.

La sal que produce el gobierno va para el consumo industrial y la exportación, las sal de los indígenas es llevada a Maicao a los molinos de sal en camiones Ford llamados siete y medio, cargados con doscientos bultos de sal, en donde es clasificada y procesada y trasladada al interior de país en tracto-mulas de sesenta toneladas para el uso en los curtiembres y la ganadería.

La sal se clasifica en tres clases la sal blanca que es la más pura de la charca que se muele y se procesa para consumo humano, una menos clara que es la sal de ganado que se emplea para uso agropecuario y una sal morena llamada de pieles que se usa para la conservación de las pieles de ganado y chivo.

Visitar las minas de sal de Manaure le permite evocar la historia que durante tiempos ha vivido la Guajira en la explotación de sus salinas y que es digno de admirar por su sistema ecológico que poco ha variado en el tiempo y que puede apreciar cuando nos visite y reciba la asesoría de......

Ermis Ortega de la forma más rápida y sencilla estaré disponible en los números de celular 3107469433 y 3015092059 o escríbenos un correo electrónico aquies85@yahoo.es y te resolveré cualquier duda, consulta o sugerencia en un período de 24 horas.