jueves, 2 de agosto de 2012

Dibulla El lugar ideal para volver a nacer

Dibulla, un paraíso tropical en la Guajira.

A lado y lado de los caminos que conducen a este municipio guajiro, se extienden árboles centenarios y plantaciones de frutas y tubérculos que le han dado vida a festivales como el del plátano.



Recorrer sus tierras fértiles, bañadas por siete ríos que bajan de la Sierra Nevada, es un verdadero placer para los sentidos.

Por eso hay que hacerlo sin prisa para disfrutar de sus parajes, que van desde playas solitarias donde se levantan esbeltas palmeras hasta las límpidas aguas de los caudales que desembocan en el mar Caribe.

Uno de los sitios para ver es Palomino, un pueblecito costero de extensas y apacibles playas en las que lugareños y foráneos han construido cabañas de descanso, para refugiarse del ruido de la ciudad.

Rumbo a la Sierra Nevada

Desde allí también salen excursiones hacia el macizo montañoso, cuyos picos nevados, con alturas de 5.700 metros, se ven en las madrugadas despejadas del Caribe.

Guiados y alquilando mulas el turista se encuentra a solo seis horas de camino con varias poblaciones que albergan a los indígenas de las etnias kogui, arhuaco y wiwa.

En la escalada descubrirá la fauna y la flora de los bosques secos tropicales, así como de bosques húmedos de todas las temperaturas, incluyendo el páramo.

El mar

A escasos kilómetros de Palomino se ubica el club campestre las Gaviotas, hasta donde se llega por un camino destapado, rodeado de cultivos de palma africana.

En Las Gaviotas se mezclan las aguas del río Ancho con el mar, convirtiéndose en hogar de varias especies de aves y de crustáceos.

Las playas están formadas por frondosos árboles de almendros y cocoteros, ideales para las caminatas y acampar al aire libre.

La diversión va por cuenta de paseos en lancha o por senderos ecológicos a pie o en caballo.

No tan lejos se encuentra el balneario el bosque, a un lado de la carretera que comunica a los corregimientos de Palomino y Rio anchó.

En medio de un ambiente natural, cercado de plantas tropicales de gran tamaño, puede disfrutar de un refrescante baño de río o, si lo prefiere, descansar sobre las enormes rocas que acompañan el recorrido del afluente hasta el mar.

Otro destino que no puede perderse es la Boca de Dibulla, donde los pescadores lanzan sus atarrayas tanto en el mar como en el río y los niños juegan partidos de fútbol en la orilla de la playa.

La Punta de Los Remedios, población reconocida por sus tradicionales fiestas de carnaval, también tiene su encanto.

Su ubicación, en una especie de cerro, ofrece una vista privilegiada del mar y de los atardeceres de ensueño del Caribe.

Si desea visitar este destino turístico de la Guajira

Comunicarse con Ermis Ortega de la forma más rápida y sencilla estaré disponible en los números de celular 3107469433 y 3002017776 o escríbenos un correo electrónico solguajiro_55@yahoo.es y te resolveré cualquier duda, consulta o sugerencia en un período de 24 horas.